Mindfulness

La respuesta de estrés es un fenómeno neurofisiológico con características subjetivas de percepción particulares y personales. En muchas ocasiones uno mismo la genera a partir de falsas percepciones. Es más, la sensación de que algo está fuera de control, produce estrés.

La respuesta de estrés es adaptativa y se ha ido modificando a lo largo de la evolución de la especie, pero el mecanismo básico neurofisiológico es el mismo desde hace millones de años, solo que los agentes denominados estresores han cambiado drásticamente con la cultura y la sociedad. Las sensaciones no son ni malas ni buenas, al igual que los síntomas tratan de “decirnos” algo desde el cuerpo. El problema surge cuando mente y cuerpo no se alinean, la respuesta de estrés se extralimita y sobreviene el distrés, que es la verdadera causa de enfermedad.

La buena noticia es que cualquier persona puede aprender a reducir el distrés utilizando diferentes técnicas y herramientas sencillas.

Mindfulness es una palabra inglesa que se ha traducido al castellano como atención plena o conciencia plena. Tal como se utiliza en la cultura occidental, es el estado mental que emerge al prestar atención al momento presente de forma intencional, sin juzgarlo y centrándose en la experiencia inmediata, es simplemente parar y estar presente, eso es todo.

La práctica de la atención plena o Mindfulness es una forma de meditación de amplia difusión en el paradigma actual de la atención de la salud de las personas.

Es aplicada, estudiada científicamente y por ello reconocida como una manera efectiva de reducir el distrés, aumentar la autoconciencia, reducir los síntomas físicos y psicológicos asociados al estrés crónico y mejora el bienestar general.

Desde la mirada médica Integrativa tratamos de acercar a las personas en general y a los profesionales de la salud en particular, estas herramientas, de manera sencilla para mejorar la vida cotidiana y aprender más acerca de nuestros propios recursos para vivir mejor.